3 Min de lectura | En verano es bastante habitual conducir en bañador o con otro tipo de ropa que no es del todo adecuada para ponerse al volante. Es importante conocer lo que establece la normativa al respecto y cómo puede afectar a la seguridad durante los desplazamientos.

Durante los meses de calor, es bastante común que muchas personas decidan conducir en bañador, sin camiseta, en chanclas o incluso descalzos. Aunque pueda parecer que este tipo de ropa resulta muy cómoda para realizar un viaje, lo cierto es que no es recomendable en absoluto.

Pese a que la normativa no establece de forma concreta las prendas que se deben llevar al volante, es necesario ser coherente en este sentido. Si se circula en traje de baño y tiene lugar un accidente, los daños que se pueden sufrir son mucho más graves. Por ejemplo, el cinturón de seguridad ocasionará quemaduras o rozaduras importantes en la piel.

Del mismo modo, las chanclas se pueden deslizar fácilmente, impidiendo así el correcto uso de los pedales. En el supuesto de conducir descalzo, supone una pérdida de superficie de apoyo y sensibilidad en el embrague, el freno y el acelerador.

Lo que establece la ley sobre conducir en bañador

El Reglamento General de Circulación no establece de forma concreta si está prohibido o no conducir en bañador. Sin embargo, los artículos 17 y 18 de esta ley señalan una serie de aspectos clave que se deben tener en cuenta a la hora de elegir la vestimenta para ponerse al volante:

  • Los conductores deben estar en todo momento en condiciones de controlar sus vehículos.
  • Los conductores están obligados a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción para garantizar su propia seguridad, la del resto de ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía.

Multa por conducir en bañador

Dado que la normativa es bastante ambigua al respecto, la posibilidad de poner una sanción por conducir en bañador depende de la interpretación que realice cada agente. En la ley no se establece de forma explícita la ropa que está prohibida llevar al volante, aunque si las autoridades consideran que la vestimenta no es segura para circular, pueden establecer una penalización.

La multa por conducir en bañador o bikini asciende a 200 euros y la pérdida de 3 puntos en el carnet. Además, en ciertos casos también implica un peligro durante los desplazamientos por la imposibilidad de controlar el vehículo o la dificultad para realizar determinadas maniobras, sobre todo de emergencia.

Ropa adecuada para conducir

A la hora de emprender un viaje es importante elegir una ropa que permita circular con total comodidad y seguridad. Esto significa que las prendas no pueden suponer una distracción ni una limitación de movimientos para llevar una correcta conducción. En concreto, la vestimenta debe cumplir con las siguientes funciones durante los desplazamientos en coche:

  • Proteger la piel de quemaduras, rozaduras y otras heridas graves causadas por el cinturón de seguridad, los airbags o los cristales.
  • Pisar los pedales con total libertad y rapidez, sobre todo el freno en caso de detectar un peligro.
  • Evitar que el calzado se suelte del pie y se produzca un accidente.
  • Maniobrar y moverse cómodamente.

Además de ir vestido de forma adecuada cada vez que se realice un trayecto por carretera, para viajar con una mayor tranquilidad es aconsejable contratar un Seguro de Coche MAPFRE. Todos los conductores pueden encontrar una póliza a su medida, que se ajuste a su estilo de conducción y al modelo de vehículo.