Test de seguridad en los coches: ¿cómo se hacen?

Inicio/Consejos Practicos/Seguridad vial/Test de seguridad en los coches: ¿cómo se hacen?

Test de seguridad en los coches: ¿cómo se hacen?

Las pruebas de seguridad de los coches las realiza el EuroNCAP, un organismo creado con la intención de mejorar la seguridad de los vehículos que las marcas lanzan al mercado.

Las pruebas de seguridad de los coches las realiza el EuroNCAP. EuroNCAP es el encargado de definir los protocolos del programa de seguridad para automóviles, apoyado por varios gobiernos europeos, todos los fabricantes (europeos y aquellos que no lo son, pero quieren vender en Europa) y también por las organizaciones relacionadas con el sector automoción de todo el mundo.

EuroNCAP es uno de los grandes referentes a nivel mundial y el más importante en Europa, al nivel (o incluso por encima) de su homólogo de EE.UU.

Los coches se compran anónimamente para las pruebas

Se utilizan hasta cuatro unidades de un vehículo para las pruebas y sus evaluaciones. Cuando un modelo sale a la venta, este organismo suele adquirirlo directamente a través de concesionarios. Los vehículos se compran de manera anónima, ya sea en uno o varios establecimientos de venta de la marca.

Si el vehículo todavía no está a la venta se realiza una visita a la fábrica y se escogen los vehículos de forma aleatoria. Si se ha producido algún cambio de producción desde que se fabricaron los vehículos, como puede ser el caso de una modificación a algún elemento del equipo de seguridad, el fabricante puede solicitar que la pieza en cuestión se agregue al vehículo.

Esto garantiza que los resultados sean representativos de los vehículos que se están fabricando en ese momento. En la mayoría de los casos, se trata de vehículos nuevos que acaban de salir al mercado. Sin embargo, EuroNCAP también realiza ensayos con vehículos que ya llevan varios años en el mercado y que no habían pasado sus pruebas.

Cuando se elige un vehículo para su ensayo, el organismo europeo solicita al fabricante información sobre la variante más vendida y el equipamiento de seguridad disponible en toda Europa. A partir de estos datos se determina la versión con la que se van a realizar los ensayos. Esta versión contará con un equipamiento de seguridad calificado como «estándar».

En algunos casos excepcionales se permite la presencia de tecnología opcional en la variante de ensayo, pero únicamente si esta opción está disponible en un porcentaje muy elevado del número total de vehículos a la venta y solo durante un breve período de tiempo.

Los tests, pruebas y evaluaciones que realiza EuroNCAP

EuroNCAP define sus protocolos bajo su propio criterio y basándose en las recomendaciones del Comité Europeo para la mejora de la Seguridad de los Vehículos -EEVC-, y divide sus tests de seguridad en cuatro grandes bloques representando, de forma sencilla, escenarios de accidentes reales que podrían causar lesiones o la muerte, tanto a los ocupantes como a otros usuarios de la carretera y peatones, analizando:

  • la protección de adultos
  • la protección de peatones
  • la protección de niños
  • y los sistemas de ayuda a la conducción.

Protección de adultos

En este apartado se realizan cinco tipos de tests, y la nota máxima en el conjunto de las cinco pruebas es de 36 puntos.

  1. Choque frontal

Se basa en la prueba desarrollada por el Comité Europeo para la mejora de la seguridad de los vehículos -una prueba que deben superar todos los coches nuevos para poder comercializarse en Europa-. Eso sí, en el caso de EuroNCAP, la prueba es más exigente y el impacto se realiza a 64 km/h en vez de a 56 km/h, que es la velocidad del test del Comité.

En esta prueba, el 40% de la superficie frontal del coche -siempre por el lado del conductor- es lanzado sin conductor e impacta contra una barrera deformable. El resultado obtenido por las diferentes partes de los dummies (muñecos que sustituyen a los humanos) -cabeza, tórax, cadera, piernas y, en el caso del conductor, pies, por la presencia de los pedales- se utiliza para evaluar la protección con la que cuentan los adultos que ocupan las plazas delanteras. Puede obtener cinco calificaciones: buena (verde), correcta (amarilla), aceptable (naranja), débil (marrón) y deficiente (rojo).

Esta prueba tiene un valor máximo de 16 puntos y, para medirlos, EuroNCAP tiene en cuenta las partes de los dos dummies que más daños han sufrido.

Esta prueba es muy significativa ya que estos choques provocan el 50% de las víctimas mortales y el 65% de los heridos. Eso sí, sólo el 10% se produce a más de 60 km/h, y en el 34% de los casos el solapamiento es igual o inferior al 40%.

  1. Latigazo cervical

Para esta prueba, los asientos del vehículo se extraen del mismo y se instalan en una plataforma. Una vez allí, se comprueba la eficacia de los reposacabezas a la hora de evitar el ‘latigazo cervical’, simulando un fuerte impacto en la parte posterior del vehículo. Este apartado puede sumar hasta cuatro puntos.

También es muy significativa y necesaria ésta prueba ya que los daños cervicales en este tipo de accidentes afecta a más del 70% de los heridos.

  1. Choque lateral contra un vehículo

Simula un impacto en el lateral del vehículo provocado por otro coche. EuroNCAP simula este tipo de impacto con una barrera deformable móvil de 1,5 metros de anchura que se lanza contra la puerta del conductor a 50 km/h. El dummy va colocado en el asiento del conductor, y se estudian los daños en cabeza, tórax, abdomen y cadera, aplicando las cinco calificaciones del test frontal. Puede sumar un máximo de ocho puntos.

Teniendo en cuenta que las zonas laterales de los vehículos son sus partes más indefensas, esta prueba simula el impacto frontal de un coche en el lateral de otro, algo típico en los cruces… y que causa el 20% de las víctimas mortales. Esta prueba ha conseguido que los constructores aumenten la protección en los laterales de sus coches.

  1. Choque lateral contra un poste

A diferencia del test anterior, en este caso el vehículo va subido en una plataforma móvil que se lanza a 28 km/h contra un poste de 254 mm de ancho y que impacta contra la puerta del conductor. Se observan los mismos daños que el caso anterior y se puede otorgar un máximo de ocho puntos.

Simula un posible impacto contra un árbol o una farola en caso de que el coche haya sobrevirado -se haya ido de atrás-. Esto provoca el 15% de las muertes, si bien el dispositivo o sistema electrónico ESP que ya es obligatorio reduce drásticamente el riesgo de que el vehículo sobrevire.

  1. Cuidado con las rodillas

Además, EuroNCAP puede reducir la puntuación obtenida en los tests anteriores -especialmente, en los de choque frontal- en función de los daños que se produzcan en la zona de las rodillas al impactar éstas contra elementos como el bombín de la llave, el eje de la dirección o el mando para regular el volante… Los modelos equipados con airbags de rodilla, que aún son muy pocos, se ven menos penalizados.

Protección de peatones

En esta prueba se reproducen dos atropellos: uno a un adulto y otro a un niño, ambos a 40 km/h.

EuroNCAP indica que es muy difícil obtener resultados fiables utilizando un dummy completo porque no es posible calcular dónde golpeará la cabeza.

Por eso, se analizan por partes:

  • El impacto de la pierna contra el paragolpes
  • El impacto de la pelvis con el borde del capó
  • El impacto de la cabeza de un niño en el medio del capó
  • El impacto de la cabeza de un adulto contra la zona del parabrisas.

A partir de ahí, se califican las zonas del vehículo según su seguridad como buena, correcta o mala, hasta un máximo global de 36 puntos -seis para las piernas, seis para la pelvis y 24 para la cabeza-.

Protección de niños

Tanto en la prueba frontal como en los dos tests laterales, se colocan dos dummies en las plazas traseras -que simulan la presencia de un niño de año y medio y otro de tres años- en la sillita infantil reglamentaria con fijaciones Isofix (homologada) para comprobar las probabilidades que tiene de impactar contra el interior del coche y la eficacia del sistema de retención infantil que ofrece cada vehículo de serie.

La puntación máxima es de 50 puntos -25 por cada niño-, y también se tienen en cuenta las instrucciones de ajuste del sistema, la existencia de etiquetas de advertencia de desactivación del airbag del acompañante -para poder colocar una silla en esa plaza- y la capacidad del coche para adaptarse de manera segura a otros sistemas de retención infantil.

Sistemas de ayuda a la conducción

En este apartado, EuroNCAP analiza tres elementos de seguridad:

  • La presencia de un limitador de velocidad de serie, y si el coche lo lleva, se obtiene un punto extra; si el sistema sólo avisa de que se ha superado el límite de velocidad establecido por el conductor, se dan 0,5 puntos.
  • Testigos de aviso del cinturón de seguridad: se analiza la presencia de, al menos, tres testigos: para conductor, acompañante y plazas traseras. Se otorga un punto por cada uno, hasta un máximo de tres.
  • Control de estabilidad: en este caso, se somete al vehículo a una maniobra evasiva en la que se cambia de carril en dos ocasiones a 80 km/h, simulando una maniobra de esquiva. Para obtener el máximo de tres puntos de esta prueba, el ESP (obligatorio en todos los coches) debe asegurar que el vehículo se desplace lateralmente al menos 1,83 metros -algo que garantiza que se produzca el cambio de carril- y, además, sin que el índice de guiñada -es decir, lo que derrapa el eje trasero- sea superior a los valores fijados por EuroNCAP -así, se aseguran de que el ESP impida realmente que el coche derrape hasta perder el control-.

De esta manera EuroNCAP asigna puntuaciones que son convertidas en estrellas, valorando todos los parámetros anteriores mediante cálculo de porcentajes que cada año se vienen endureciendo.

Los porcentajes dependen de la puntuación obtenida en cada test; si, por ej., un modelo logra 18 puntos de un máximo de 36 en los tests de protección de adultos, habrá obtenido un 50%; si fuesen 27 puntos, sería un 75%…- que consiga cada modelo en cada uno de los cuatro apartados -protección de adultos, de niños, de peatones y ayuda a la conducción- se comparan entre sí para otorgar el número de estrellas logrado por el vehículo.

Se toma la puntuación más baja de los cuatro apartados; por ejemplo, si un modelo obtiene cinco estrellas en tres de esos apartados, pero cuatro en uno de ellos, su evaluación global será de cuatro estrellas.

Los “Best in class” 2.019 en seguridad según EuroNCAP

Las famosas «estrellas» (cinco en total como máximo) de EuroNCAP, son uno de los medidores más fiables y que pueden hacer que el posible cliente se decante por uno u otro modelo en función de la valoración de seguridad.

Para determinar el «Best in Class» se suman las puntuaciones en cada una de las áreas de evaluación: ocupante adulto, ocupante infantil, peatones y asistencia a la seguridad. Esta suma se utiliza como base para comparar los vehículos.

Los vehículos se evalúan para el «Best in Class» según su equipamiento de seguridad de serie, sin incluirse por lo tanto elementos adicionales basados en el equipamiento opcional.

Toda organización que forma parte de Euro NCAP patrocina la evaluación de al menos un modelo de vehículo por año. Es posible que elijan un vehículo que sea relevante dentro de su mercado local o uno que tenga una importancia particular para un sector específico del mercado. Asimismo, los constructores de vehículos pueden patrocinar sus propios vehículos. Se sigue exactamente el mismo proceso en ambos casos.

Hyundai Nexo (SUV)

Ha sido elegido como el SUV Grande más seguro del año. Este todocamino que funciona con pila de combustible de hidrógeno ha obtenido las siguientes puntuaciones tras realizar los diferentes test de choque:

  • Ocupante adulto: 94%
  • Ocupante infantil: 87%
  • Peatón: 67%
  • Asistencia a la seguridad: 80%

Lexus Es (coche grande. Híbrido y Eléctrico)

Destaca en dos categorías. Por un lado en los sedanes grandes y por otra en la de híbridos y eléctricos. Este doble galardón se debe a las excelentes puntuaciones en todos los apartados:

  • Ocupante adulto: 91%
  • Ocupante infantil: 87%
  • Peatón: 90%
  • Asistencia a la seguridad: 77%

Mercedes Clase A (coche pequeño)

El Mercedes Clase A se lleva el premio al mejor coche pequeño. La nueva generación del compacto hace gala de muchas de las novedades tecnológicas de la marca de la estrella, inéditas en un coche de su tamaño. Los titulares se los llevó su sistema de infoentretenimiento que funciona por voz, pero ojo a su nivel de seguridad, como demuestran los resultados en las pruebas de choque:

  • Ocupante adulto: 96%
  • Ocupante infantil: 91%
  • Peatón: 92%
  • Asistencia a la seguridad: 75%

1 junio, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar