2 Min de lectura | El parque móvil de la policía Dubái vuelve a causar furor en todo el mundo, pero esta vez la causa no son sus deportivos, sino un nuevo vehículo que, desde 2020, permitirá patrullar la ciudad desde el cielo. Así son las motos voladoras de Dubái.

La calidad del parque móvil de Dubái no es, precisamente, uno de sus mayores problemas. Entre los vehículos del cuerpo de policía mejor dotado del mundo se pueden encontrar súper deportivos a la altura de los modelos que circulan por sus calles: desde el Lamborghini Aventador, hasta el Bugatti Veyron o el Ferrari FF. Todos ellos, eso sí, con sus respectivas sirenas. Ahora, además, se suma un nuevo vehículo tan impresionante o más que los anteriores: motos voladoras para patrullar Dubái, que estarán activas en 2020.

Hoversurf, la empresa californiana de motos voladoras, firmó en 2017 un acuerdo con el Gobierno de Dubái para iniciar la producción en cadena de sus eVTOL (vehículos eléctricos de despegue y aterrizaje verticales). Por el momento, la policía de Dubái está realizando pruebas para que dos de sus agentes aprendan a pilotar estas motos. Posteriormente se irán incluyendo más efectivos en las clases prácticas.

En el vídeo, publicado por Hoversurf, puede verse a un oficial aprendiendo a pilotar el Hoverbike. Según Joseph Segura-Conn, director de operaciones de la empresa, para pilotar estas motos voladoras se requiere tener la capacidad de conducir una motocicleta y al mismo tiempo manejar un dron.

Así es la moto voladora Hoverbike S3 2019

La moto voladora Hoverbike modelo S3 2019 es un vehículo eléctrico que funciona también mediante control remoto, y que es capaz de despegar y aterrizar en el espacio de una plaza de aparcamiento estándar gracias al sistema eVTOL. Tiene la apariencia de un dron de gran tamaño, está fabricada en fibra de carbón y pesa 114 kilogramos.

Es capaz de levantarse hasta cinco metros sobre el suelo y puede alcanzar una velocidad máxima de 96 kilómetros por hora.

Sus cuatro rotores ofrecen un empuje de 364 kilogramos. Además, incorpora una novedosa batería de magnesio y níquel (de 12,3 kWh) que permite que la motocicleta vuele entre diez y veinticinco minutos con un piloto, o hasta cuarenta minutos en modo drone sin conductor. Además, el artilugio está preparado para soportar condiciones extremas propias de la zona, como el polvo o el calor.

Aunque la unidad con la que ya practica la Policía ha sido un regalo de la empresa californiana, cada uno de estos vehículos tiene un precio en el mercado de 150.000 dólares. Cualquier persona puede hacerse con una de estas motos, pero siempre y cuando disponga de la cantidad fijada y deje un depósito de 10.000 dólares.

¿Llegarán a España?

Todo parece indicar que aún queda mucho tiempo para que veamos a nuestra policía surcar el aire con un vehículo de estas características. Además del alto precio de las motos voladoras de Dubái, la legislación tan restrictiva hace que sea prácticamente imposible que la Hoverbike pueda patrullar los cielos españoles (y europeos) al menos en los próximos años.