3 Min de lectura | Muchos conductores se preguntan si interesa comprar un coche diésel en 2021 debido a las diferentes normativas que restringen su uso. A continuación, analizamos los puntos más importantes para dar respuesta a esta cuestión.

Es cierto que las mecánicas eléctricas e híbridas son cada vez más populares por las múltiples ventajas que ofrecen. Sin embargo, su cuota de mercado va avanzando lentamente, lo que significa que los modelos convencionales aún siguen teniendo un peso importante.

En este sentido, es interesante preguntarse si interesa comprar un coche diésel actualmente en el supuesto de que sea necesario cambiar de vehículo.

Según la Comisión Europea, en el año 2035 se prohibirá la venta de coches de combustión, ya sean gasolina, diésel o de otro tipo. Hasta que llegue esta fecha, tanto los fabricantes como los conductores deben hacer una transición hacia vehículos más ecológicos. No obstante, mientras tanto, es posible analizar si merece la pena adquirir, en concreto, un modelo diésel por los múltiples ataques que recibe desde diferentes frentes.

No se aplican más impuestos a los coches diésel

Aunque se habla continuamente de una posible subida del impuesto al diésel, lo cierto es que, en la actualidad, este tipo de vehículos no implica tener que pagar una mayor tasa. La estrategia consistiría en reducir la bonificación fiscal que aplica en el gasóleo para equiparar los tributos con los de la gasolina, pero se trata de una propuesta que aún está en el aire.

Además, en el caso de que se produzca dicha subida de impuestos, no sería tan elevada como para excluir esta alternativa de coche. A grandes rasgos, este incremento se puede traducir en 50 euros más al año aproximadamente, los cuales se pueden compensar con otras ventajas.

Precio y consumo de combustible diésel más reducido

Hoy en día, se sigue manteniendo una de las principales virtudes de estos coches: el ahorro en combustible. En el caso de los conductores que realizan muchos kilómetros al año la opción más recomendable es el diésel. Además del precio más bajo, el consumo puede llegar a ser entre un 15 y un 20 % inferior que en el caso de un modelo equivalente de gasolina.

Reducción de las emisiones NOx

Este es uno de los puntos más importantes para decidir si interesa comprar un coche diésel, ya que las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) siempre han sido el aspecto más criticado de estos motores.

Aunque es cierto que los niveles de estos gases son más altos que en el caso de los vehículos de gasolina, en los últimos años, los fabricantes han introducido nuevas tecnologías para mitigar este problema.

Una de estas soluciones es la inyección AdBlue que consigue reducir estos contaminantes sin perjudicar el consumo eficiente. Este recurso consiste en añadir una mezcla acuosa que consigue descomponer los óxidos antes de que sean expulsados por el tubo de escape.

Menos emisiones de dióxido de carbono

Los modelos diésel homologados según la última normativa europea son realmente interesantes desde el punto de vista de las emisiones de dióxido de carbono (CO2). En comparación con un coche de gasolina similar, los niveles son mucho más bajos en el caso del gasóleo.

Incremento del impuesto de matriculación

Con la puesta en marcha del nuevo protocolo WLTP de homologación de vehículos, las emisiones oficiales experimentan un ligero incremento. Esto se debe a que las pruebas para evaluar los gases contaminantes de los coches son más estrictas y se ajustan en mayor medida a la realidad.

Como consecuencia de ello, el impuesto de matriculación también sube para ajustarse a los nuevos niveles de contamación. Por lo tanto, conviene tener en cuenta el aumento de este tributo para valorar si interesa comprar un coche diésel o un modelo ecológico.

En cualquier caso, es siempre necesario contar con un buen seguro y el Seguro de Coche MAPFRE, te ofrece estupendas coberturas para realizar todos los desplazamientos con las máximas garantías de protección.

CALCULA TU PRECIO