3 Min de lectura | Los boxes para coches son un modelo de negocio poco conocido en nuestro país. Se trata de un espacio que alquilan los talleres para que los particulares puedan trabajar en su propio vehículo. Te contamos cómo funcionan y qué usos tienen.

Los boxes para coches se presentan como una alternativa a los talleres tradicionales, donde cualquier persona puede reparar su vehículo o moto de forma autónoma. Estos espacios se pueden alquilar por horas y ofrecen todos los medios necesarios para realizar un mantenimiento mecánico.
En muchas de estas instalaciones también se pueden comprar los recambios que se necesiten de forma directa. Además, suelen ofrecer asesoramiento gratuito por parte de profesionales para aquellos casos en los que los clientes no cuenten con los conocimientos precisos para realizar este tipo de tareas.

¿Qué medios ofrecen los boxes para coches?

Por norma general, los boxes para coches suelen contar con las siguientes instalaciones y herramientas:
  • Elevador.
  • Banco de trabajo.
  • Extractor de aceite.
  • Instalación de aire comprimido.
  • Desmontador de neumáticos.
  • Equilibradora electrónica de ruedas.
  • Carga baterías.
  • Gatos.
  • Limpia tapicerías.
  • Instalación de lunas, enganches de remolque, etc.
  • Lavado de coches.
  • Carro de herramientas completo.
  • Gestión de residuos.
  • Información técnica para cada modelo de vehículo.

Tarifas de los boxes para coches

El coste de alquilar un box para el coche suele ser bastante asequible. A grandes rasgos, las tarifas oscilan entre 15 y 20 euros por hora cuando se trata de una instalación básica. En el supuesto de necesitar una cabina de pintura, el precio se incrementa de forma considerable, llegando incluso hasta los 60 euros por hora.
A la hora de elegir uno de estos espacios es importante revisar los servicios y los medios con los que se puede contar en las tareas de reparación y/o mantenimiento. En algunos casos, el uso de herramientas especiales suele estar ligado a la aplicación de un suplemento o a la obligatoriedad de arrendarlas por separado.

¿Qué uso se debe hacer de los boxes para coches?

El alquiler de boxes para coches es una opción pensada para los usuarios que cuentan con ciertos conocimientos de mecánica. Así, las tareas más habituales en estos centros son:
  • Cambio de aceite.
  • Sustitución de la correa de distribución.
  • Cambio de filtros, discos y pastillas de freno.
  • Revisión del sistema de escape.
  • Cambio de neumáticos.
  • Revisión de niveles de los distintos líquidos.
  • Arreglo de la chapa de la carrocería.
  • Cambio de luces.

Precauciones en los boxes para coches

Hacer un uso de estos boxes para coches sin ninguna experiencia en el mundo de la mecánica puede suponer un riesgo grave. Solo los mecánicos especializados pueden garantizar la máxima calidad en el arreglo o mantenimiento del coche.
En concreto, se desaconseja utilizar estas instalaciones cuando se trata de averías complejas. En estos supuestos, la reparación particular solo puede agravar el problema y poner en jaque la seguridad al volante. De este modo, es posible ahorrar dinero, tiempo y contrariedades.
Otro de los inconvenientes que puede acarrear una reparación deficiente en los boxes para coches está relacionado con la garantía. Si el propietario de un vehículo intenta arreglar algún desperfecto por sí mismo y la situación empeora, lo más probable es que pierda el respaldo del fabricante y tenga que asumir los costes de la reparación profesional.
Aunque te atrevas a arreglar tu coche en un box de alquiler, no olvides acudir al taller cada cierto tiempo para que un experto compruebe que todo está en orden y puedas conducir con total seguridad. Para aportar un extra de tranquilidad en los desplazamientos, los Seguros de Coche MAPFRE ofrecen todas las coberturas necesarias para hacer frente a muchos de los incidentes e imprevistos que pueden aparecer en los viajes.