3 Min de lectura | Durante la vida útil de un vehículo suele ser necesario cambiar el espejo retrovisor en más de una ocasión. Estas piezas garantizan una correcta visión de lo que sucede en el exterior, pero dado que constituyen un apéndice del coche, se suelen romper con facilidad.

El espejo retrovisor asegura una adecuada visión de todo lo que ocurre a ambos lados por la parte de detrás del vehículo y tener unas nociones básicas sobre cómo se debe cambiar un es fundamental. Estos elementos no solo constituyen una importante ayuda durante los trayectos, sino que también permiten realizar maniobras con una mayor confianza.

Tal como establece la ley, es obligatorio que los coches tengan instalado el espejo interior y el de la parte exterior izquierda, es decir, el del lado del conductor. No obstante, la mayoría de los modelos también incluyen el retrovisor derecho.

¿Cuándo es necesario cambiar un espejo retrovisor?

Para cumplir con la legislación vigente, es imprescindible cambiar el espejo retrovisor cuando se daña el del lateral izquierdo. Sin embargo, aunque la parte estropeada sea la de la zona contraria, es recomendable sustituirlo igualmente, ya que conducir con los retrovisores rotos implica una pérdida importante de visibilidad y puede resultar muy peligroso.

Se debe tener en cuenta que, a diferencia de otros componentes, estas piezas no suelen estropearse por el mayor o menor uso del vehículo, salvo que se trate de modelos que se mueven de forma eléctrica. En la mayoría de los casos, se tienden a averiar como consecuencia de un golpe, por lo que se debe analizar el conjunto para determinar si es necesario sustituir únicamente el cristal o el retrovisor por completo.

¿Qué espejo retrovisor se debe comprar para hacer el cambio?

A la hora de adquirir el nuevo espejo retrovisor se deben tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Aunque parece algo obvio, es preciso asegurarse que el retrovisor que se va a adquirir coincide con el lado del que se va a cambiar, es decir, izquierdo o derecho.
  • El nuevo espejo, ya sea de segunda mano o no, debe estar homologado. Para ello, es necesario que ofrezca una visión trasera de una distancia de 10 metros y por los laterales de 2,5 metros.
  • El retrovisor debe permitir una regulación para conseguir una visión completa con tan solo mover los ojos en lugar de girar toda la cabeza.
  • Es recomendable aprovechar el momento de cambiar el espejo retrovisor para elegir un modelo más avanzado. En este sentido, en la actualidad se puede encontrar una amplia variedad de estas piezas que incluyen interesantes novedades, como detector de punto ciego, sistema anti-escarcha o cierre automático, entre otras.

Paso a paso para cambiar un retrovisor

  1. En la mayoría de los coches es preciso retirar una parte del revestimiento interior de la puerta, cerca de la esquina del cristal, para acceder a las sujeciones del espejo.
  2. En segundo lugar, se debe desatornillar el retrovisor hasta conseguir que todo el conjunto quede suelto por completo.
  3. Después de retirar la pieza dañada, se debe colocar el nuevo espejo. Para ello, tan solo hay que atornillar en el mismo sitio donde se encontraba el anterior.
  4. En el supuesto de retrovisores eléctricos, es necesario desactivar y volver a enchufar el conector antes y después.
  5. Por último, hay que colocar la moldura de la puerta que se retiró y comprobar que el retrovisor funciona de forma correcta.

Es importante considerar que gran parte de la seguridad al volante depende de las condiciones en las que se encuentren los espejos retrovisores. Al igual que es necesario circular teniendo una buena visibilidad, se debe contar con un Seguro de Coche MAPFRE que incluya las coberturas necesarias para estar protegido ante cualquier contratiempo.