Inicio/Consejos Practicos/Seguridad vial/Aprende a leer los códigos de un neumático

Aprende a leer los códigos de un neumático

6 minutos | Aprende a descifrar los códigos de tus neumáticos con las claves que te proponemos. Averigua la velocidad que pueden alcanzar, la carga que soportan o la presión de inflado recomendable, entre otros muchos detalles, con solo leer el marcaje de las ruedas.

Los neumáticos son uno de los elementos clave en la seguridad del vehículo, ya que son el único contacto entre éste y el pavimento. Elegir los más adecuados es, por tanto, una tarea que debe llevarse con suma atención. Para facilitar la tarea, existen unos números y letras impresos en el lateral de las ruedas. Son los códigos del neumático que, entre otras cosas, nos indican los kilos de carga que pueden soportar o la velocidad que se puede alcanzar con ellos.

Aunque no todos saben descifrarlos, aprender a leer un neumático no es una tarea complicada si se tienen todas las claves.

Los códigos del neumático y su significado

En el siguiente dibujo, puedes ver el lateral de un neumático con sus respectivos códigos, que explicamos detalladamente a continuación:

neumatico con la simbologia y significado

1. Usos y dimensiones

Aunque en nuestro dibujo no aparece, en ocasiones este código puede estar precedido por una letra (P, T, LT o ST):

  • La letra P indica que dicho neumático está destinado a vehículos de pasajeros.
  • La T advierte de que se trata de una rueda de repuesto y su uso es, por lo tanto, temporal.
  • Las letras LT aparecen en los neumáticos de los camiones ligeros.
  • Por último, si delante del código numérico vemos ST, advierte que son específicos para tráiler especial.

A continuación, figura un número (295/35) que revela la anchura del neumático inflado (en este caso es 295) y el porcentaje en altura (35).

Tras un espacio, vemos que hay una letra, que especifica el tipo de construcción interior: radial (R) o diagonal (D). En nuestro ejemplo se marca la R, es decir, que la carcasa es radial, una variedad que se empezó a popularizar a partir de la década de los sesenta debido a que su diseño permite perfiles más bajos con menor peso. Anteriormente, los más usados eran los diagonales

Finalmente, distinguimos de nuevo una cifra (20), que no es otra cosa que el diámetro de la llanta para la que está diseñado dicho neumático. Esto es importante pues no se puede montar en otra mayor o menor.

2. Índice de carga y velocidad

El siguiente código alfanumérico es 83R, que representa el índice de carga y de velocidad que puede soportar.

Número (83): índice de carga

El número (83 en nuestro ejemplo) revela el peso máximo que puede sobrellevar el neumático, es decir, su capacidad de carga máxima. Esto no quiere decir que el neumático solo pueda tolerar hasta 83 kilos.

Para obtener esta cifra, hay que buscarla en la tabla de equivalencias (detallada bajo estas líneas) para averiguar los kilos que resiste. En el caso de nuestro neumático, buscamos el código 83 en la tabla y junto a ese código, aparece la cifra en Kg, en este caso, su índice de carga es de 487 kilos.

tabla indice carga y velocidad

Letra (r): índice de velocidad

En nuestro neumático aparecen una serie de números y letras, cada uno representa las características del mismo, pero para poder interpretarlas y tener información precisa, debemos comprobar en esta tabla su significado.

Siguiendo el ejemplo anterior, si en nuestro neumático la letra que aparece es la R, (indica la velocidad máxima que puede alcanzar con seguridad dicho vehículo con esos neumáticos durante un periodo de diez minutos), buscaremos en la tabla de referencia para encontrar la velocidad máxima que le corresponde.

El resultado, según la tabla, es que los neumáticos con código R no están diseñados para ir a más de 170 kilómetros por hora durante más de diez minutos.

tabla equivalencias y velocidades neumaticos

3. País de fabricación

Este código muestra el país de fabricación del neumático. En nuestro ejemplo se observa “Made in Italy”, por lo que su lugar de procedencia es Italia. Un dato que también podemos saber si leemos el punto 7.

4. Fecha de fabricación

Hay un código numérico (representado con asteriscos en el dibujo) cuyas últimas cuatro cifras hacen referencia a la fecha de fabricación: las dos primeras indican la semana y las dos siguientes, el año.

En el ejemplo están inscritos los números 0717, por lo que podemos averiguar que el neumático se fabricó en la séptima semana de 2017.

En algunas ocasiones, la fecha puede señalarse con tres números en lugar de cuatro. Esto ocurre con los neumáticos fabricados antes del año 2000, ya que entonces se utilizaban dos cifras para la semana y una para el año. Por ejemplo, si fue producido en la décimo cuarta semana de 1997, la inscripción sería 147.

5. Marca

Tanto la marca como el modelo del neumático están reseñados con letras grandes y vistosas a ambos lados del flanco de la rueda.

6. Homologación DOT

La inscripción DOT (por sus siglas en inglés: Department Of Transport) figura en aquellos neumáticos que cumplen con los estándares de seguridad de Estados Unidos, requisito indispensable para rodar de forma legal en dicho país.

7. Homologación ECE

En Europa, en lugar de DOT tenemos la homologación ECE, que es la inscripción que deben llevar obligatoriamente todos aquellos neumáticos que quieran circular por territorio europeo.

Este signo se compone de un círculo en cuyo interior hay una E de Europa y un número que identifica el país de procedencia según la siguiente tabla:

tabla codigo y pais europeo

Así pues, el signo E3 del ejemplo nos dice que el neumático ha sido fabricado en Italia.

Seguidamente, vemos un código más largo (0241509), que es la homologación ECE propiamente dicha:

  • Si las dos primeras cifras son un 02, pertenece a la Regulación de Serie ECE 30 de aprobación en neumáticos de pasajeros; si es 00, a la Regulación de Serie ECE 54 de vehículos comerciales.
  • Los demás dígitos se refieren al tipo de aprobación.
  • En algunos casos, puede culminar en una S, lo que significa que cumple con los límites de ruido establecidos.

8. Homologación para barro o nieve

Hay ciertas circunstancias que exigen un tipo de neumático con mayor agarre y adherencia, como la nieve o el barro. Si la rueda está homologada para rodar por nieve lleva impresa la letra S (snow), y si puede hacerlo por barro, marca una M (mud).

En el caso de que sea apto para los dos tipos de terrenos, lleva inscritas las dos letras de la siguiente forma: M+S.

9. Indicadores TWI

Por último, encontramos las letras TWI en los extremos de los flancos de la rueda. Estas siglas (del inglés TreadWear Indicator) facilitan la localización de los testigos de desgaste, unas pequeñas protuberancias que sirven para evaluar el grado de desgaste de la banda de rodadura (la parte que entra en contacto con el suelo).

Cuando dichas prominencias quedan a ras de la banda de rodadura, significa que ha llegado el momento de sustituir el neumático.

Algunas marcas sustituyen las siglas TWI por triángulos e, incluso, por su propio logotipo.

Los neumáticos de tu coche son fundamentales para el buen funcionamiento del mismo y para evitar accidentes, del mismo modo que lo es contratar un seguro de coche que cuente con una amplia cobertura, como el de MAPFRE. Si quieres comprobar sus coberturas, no dudes en hacer clic aquí.

11 marzo, 2020|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.