5 Min de lectura | Aunque hagas un uso continuo de tu moto y más aún, si sólo la disfrutas de forma puntual, deberás realizar un buen mantenimiento de la misma. Estos son los puntos que debes revisar en tu moto antes de salir de viaje para evitar problemas en carretera e imprevistos innecesarios.

Lo más importante que debes hacer antes de ponerte en carretera, sobre todo si el trayecto va a ser largo es revisar la moto antes de salir. A continuación te mostramos algunos puntos que debes controlar y mantener en buenas condiciones siempre, pero que requieren un especial cuidado cuando vas a realizar muchos kilómetros.

Antes de ponerte en carretera deberás tener claro los puntos clave que debes revisar en tu motocicleta. Aunque llevar un correcto mantenimiento te ayudará a mantener en buenas condiciones tu vehículo, no está de más que hagas estas pequeñas comprobaciones antes de salir a la carretera.

Neumáticos

Un elemento que debes vigilar de forma continuada, pero especialmente si vas a salir de viaje son las ruedas de tu moto. Es importante que el dibujo esté dentro de los límites de seguridad recomendados por el fabricante. Pero además, deben presentar buen aspecto general, en cuanto a forma y estado de la goma. La presión debes revisarla a diario, por lo que si vas a salir de viaje no olvides hacerlo cada inicio de jornada. La estabilidad y un rodaje seguro dependen en gran medida del buen estado de tus neumáticos.

Batería

Comprueba siempre que los niveles de batería están en buen estado, si a esta le cuesta arrancar, es posible que la vida útil de la misma haya llegado a su fin. En este caso, la mejor opción es sustituirla por una nueva ya que si no lo haces en alguna parada en el camino podría dejarte tirado.

Nivel de aceite

El objetivo del aceite es el de lubricar el motor haciendo que las partes móviles de este reduzcan la fricción entre ellas, pero también ayuda a mantener la temperatura adecuada de este.

Para comprobar los niveles de aceite debes arrancar tu moto y mantenerla así durante un minuto, a continuación retira la varilla y comprueba que el nivel que marca la misma es el adecuado. Si este fuese más bajo deberás añadir un poco de aceite al depósito antes de continuar la marcha.

Si ves que la pérdida es considerable, deberás comprobar si existen fugas en alguna parte o hay manchas en el suelo que lo indiquen. En este caso, lo mejor es que acudas a un taller mecánico para que revisen tu vehículo. Recuerda que en tu póliza de seguros de MAPFRE cuentas con una amplia red de talleres especializados.

La cadena
Manos lubricando la cadena de una moto

Revisa que esta se encuentre en su sitio y se encuentre bien engrasada. Para que esté en óptimas condiciones antes de ponerte en carretera esta no debe estar ni demasiado apretada, ni demasiado suelta y debe lubricarse cada 500 kilómetros.

Niveles de refrigerante

Este siempre debe revisarte en frío. Estos líquidos ayudan a que el motor de la motocicleta mantenga la temperatura adecuada y no se sobrecaliente. Si ves que el nivel es bajo deberás rectificarlo añadiendo en su depósito una pequeña cantidad.

Luces

Revisa que las luces se encuentran en buen estado y que todas funcionan con normalidad ya que son un elemento de seguridad esencial. Enciende y apaga tanto las luces delanteras como las de freno o intermitentes. En el caso de que alguna de ellas no esté operativa cámbiala de inmediato y lleva siempre un juego de repuesto para cualquier imprevisto.

Suspensión

La suspensión nos permite un viaje cómodo y seguro en carretera, por lo que será esencial controlar que se encuentre en buen estado. Permite el contacto permanente de los neumáticos con la carretera y ayuda a solventar las irregularidades y baches que puedas encontrar en la vía.  Antes de salir de viaje revisa los tornillos de sujeción de la misma para comprobar que el anclaje es correcto.

Revisa que los movimientos de la suspensión sean suaves y no produzcan ruidos, además de comprobar visualmente que no existen manchas de fuga de aceite.

Líquido de frenos

Antes de ponerte en carretera revisa concienzudamente los frenos, sobre todo las pastillas y comprueba que estas están en buen estado. Además es importante hacer una revisión del líquido de frenos, tanto el trasero como el delantero y comprobar que no existen fugas en el sistema.

Casco

En el caso de que no viajes en moto de forma habitual, probablemente el casco puede ser de los elementos de seguridad que más te cueste llevar con comodidad, sin embargo, su uso es totalmente obligatorio e ineludible tanto por seguridad como por evitar graves multas y sanciones. Por todo ello, probarlo antes de salir de viaje es una práctica muy conveniente. Comprueba que está además en perfecto estado, sin deformaciones ni desgastes peligrosos que impidan que cumpla con su función: salvarte la vida en caso de accidente o de graves lesiones.

Espacio para guardar el equipaje

Si vas a emprender ruta con tu motocicleta y estarás fuera de casa por algunas jornadas, tendrás que llevar algo de equipaje, por muy poco que sea. Es necesario que con anterioridad a tu día de partida, tengas claro que vas a llevar y si tienes espacio para ello en tu moto o necesitas contar con espacio extra, y por tanto, necesitas comprar e instalar un top case o maletas laterales adicionales. Siempre que sea posible y aunque suelen ser algo más caros, elige este tipo de accesorios de la misma marca y del modelo recomendado por el fabricante de tu motocicleta.

Documentación

En salidas en moto de larga duración aún tiene más sentido y lógica que repases la documentación de tu moto y la tuya propia para que esté vigente. Especialmente repasa la póliza de tu Seguro de Moto y lleva siempre a mano los datos de contacto con la compañía, así como los de, la práctica y siempre necesaria, asistencia en carretera. Confirma si vas a salir del territorio nacional la validez de las coberturas o limitaciones, y las formas de contacto  especiales para emergencias o accidentes.