4 Min de lectura | La cazadora supone un complemento básico en la equipación de cualquier motorista. Si no sabes cómo elegir bien la talla de la cazadora de moto, te contamos todo lo que debes tener en cuenta para realizar la compra perfecta.

La cazadora de moto no es sólo una prenda que protege del frío o calor, sino que además, en caso de caída protege el cuerpo del motorista para reducir las quemaduras y heridas. Una de las primeras dudas que asaltan la mente de todos los que piensan comprar una cazadora de este tipo es la talla de la chaqueta, además de los materiales con los que están fabricadas y los sistemas de refuerzo que utilizan.

Cómo elegir la talla de la chaqueta de moto

La talla es esencial para evitar rozaduras o problemas innecesarios cuando circulamos por carretera. Para poder acertar siempre y no decantarnos por una que nos quede demasiado grande o demasiado pequeña lo mejor que podemos hacer es medirnos.

Para ello debemos contar con una cinta métrica que nos ayudará a anotar todas nuestras medidas de manera que demos con la talla ideal.

  • Mide el torso: debes medir la circunferencia de tu torso sin ropa o con una camiseta fina, sin apretar y adoptando una posición natural.
  • Mide los brazos: para medir la manga flexiona un poco el brazo, de esta manera conseguirás que tu chaqueta no te quede demasiado corta cuando dobles el codo. La distancia que deberás medir es la que va de tu muñeca a tu hombro. La costura de la chaqueta siempre deberá ir unos centímetros más baja que el hombro.
  • Ir a la ficha del producto: debes buscar las dos medidas introducidas y seleccionar tu talla. Si dudas entre dos tamaños porque la diferencia no es muy grande, la mejor opción es que decidas coger la de la talla más pequeña para que se ajuste mejor a tu cuerpo.

A continuación, te dejamos un vídeo en el que puedes ver cómo se realizan las mediciones para obtener la talla de chaqueta adecuada.

Materiales

La elección del material es algo imprescindible ya que las podemos encontrar fabricadas con todo tipo de textiles. Vamos a ver cuáles son las que puedes encontrar en el mercado.

Chaqueta de cuero

Las cazadoras de cuero son como una segunda piel. Si compras la talla adecuada no encontrarás nada mejor para cortar el viento sin sufrir sus efectos, y además, su resistencia a la abrasión en caso de caída es insuperable tratándose de un textil. Pero también tiene sus inconvenientes, entre los que destacamos que no suelen contar con traspiración, por lo que si la usas en verano tendrás la sensación de estar en una sauna. Además, en caso de lluvia, te empaparás y tendrás que soportar el doble de peso, debido a su gran capacidad de absorción.

Chaqueta de cordura

Son cazadoras textiles que no cuentan con la resistencia del cuero frente a los estragos que puede hacer el asfalto en caso de caída. Si esto ocurre, tendrás que desechar esa cazadora y comprar otra nueva. Entre sus ventajas destacan su versatilidad y la inclusión de un forro térmico y Gore-Tex o similar, gracias al cual podrás utilizar la cazadora durante casi todo el año. Además, son mucho más fáciles y cómodas de mantener.

Chaquetas ventiladas

Fabricadas con materiales textiles ligeros que te permiten la evacuación del calor cuando circulas en tu moto. Este tipo de chaquetas cuentan con una serie de rejillas que ayudan a transpirar. Por lo general, salvo que vivas en una zona en la que las temperaturas sean muy elevadas, este tipo de equipación solo es recomendable para los meses de verano.

Protecciones

La cazadora que elijas debe tener protecciones desmontables en codos, hombros y, al menos, alojamiento para la espaldera. No te asustes si pesa demasiado, ya que esto se debe al número de elementos que incluye.

Ajuste

Cuanto mejor se adapte la cazadora a tu cuerpo, menos flaneos sufrirás. Debes elegir la talla adecuada para que la prenda se ajuste a tu cuerpo, aunque esto no siempre es posible. Por eso, debes buscar una que incluya ajustes en el dorso y las mangas, no sólo en las muñecas y en el cuello.

Forro interior desmontable

Aunque existe la opción de utilizar chaquetas específicas para el verano, nada mejor que contar con una que sirva para cualquier época del año. Contar con una en la que se pueda desmontar el forro interior y volver a montar en los meses más fríos siempre es una buena solución. Este tipo de forros serán tu complemento ideal, sobre todo, si te decantas por las cazadoras ventiladas.

Complementos adicionales

Además de los parámetros que hemos visto anteriormente existen otra serie de complementos que deberán ser esenciales a la hora de poder elegir una buena chaqueta para tu moto.

  • Tomas de aire: una buena idea si quieres usar la cazadora también en verano.
  • Reflectantes: cualquier cazadora de moto debe llevar inserciones reflectantes para que cualquier vehículo o usuario de la vía pueda verlo.
  • Bolsillos: cuantos más bolsillos, más práctica será la cazadora. Comprueba con atención la calidad de su acabado y si están impermeabilizados o no.
  • Tiradores: el tamaño y la ergonomía de los tiradores son fundamentales, por lo que debes asegurarte de ello con los guantes puestos, así como verificar también la calidad de las cremalleras.

Con esta información podrás elegir la cazadora de moto con la que más cómodo te sientas. Y para completar esta sensación, te ofrecemos el Seguro de Moto MAPFRE para que tus desplazamientos sean lo más seguros posible.