3 Min de lectura | ¿Te gustan los vehículos históricos y quieres restaurar tu viejo ciclomotor? En la actualidad es obligatorio que estos circulen con una placa de matrícula identificativa. Te contamos cómo puedes matricular tu ciclomotor antiguo.

Hasta el año 1998 los ciclomotores eran considerados bicicletas con motor, por este motivo, no era necesario que contasen con una placa de matrícula identificativa. A partir de este momento, se vuelve obligatoria y los conductores contaron con un plazo para poner sus vehículos al día. Si quieres rescatar un antiguo ciclomotor, restaurarlo y ponerlo de nuevo en circulación, deberás matricularlo. La única opción disponible es hacerlo a través de la denominación de vehículo histórico.

Qué es un vehículo histórico

A la hora de matricular una moto antigua tienes que tener en cuenta los requisitos que la DGT considera para definirla como histórica. Estos, además de ser referentes a la fecha de fabricación y matriculación del vehículo tienen que ver con otras características reseñables al modelo en cuestión. Así una moto será considerada como histórica si:

  • Es un modelo de interés o singular, con carácter representativo y simbólico que merezca ser protegida.
  • Está declarada como bien de interés cultural.
  • Está incluida dentro del Inventario General de Bienes Muebles del Patrimonio Histórico Español.
  • Es considerada como vehículo de interés especial por haber pertenecido a una personalidad relevante o haber participado en algún acontecimiento histórico importante.
  • Tiene más de 30 años.
  • Se encuentra dentro de los denominados Vehículos de colección, que cuentan con unas características singulares, son escasos o presentan circunstancias especiales.

Pasos a seguir para la matriculación

Si tu ciclomotor cumple con los requisitos citados anteriormente podrás matricularlo como histórico para poder seguir circulando con él atendiendo a las restricciones propias de este tipo de vehículos.

Reconocimiento como moto histórica

El primer paso es el reconocimiento de la moto como vehículo histórico por parte de tu Comunidad Autónoma. Este se realiza mediante un Laboratorio Oficial que efectuará una inspección para valorar si verdaderamente es considerado como histórico. En caso afirmativo, la moto deberá solicitar en la ITV una inspección técnica antes de solicitar su matriculación.

Obtención de la tarjeta de la ITV

Cuando acudas a pasar la inspección técnica, si esta es positiva, la estación emitirá una nueva tarjeta ITV en la que se indican las limitaciones de circulación de la moto, la fecha de fabricación si se conoce y las condiciones técnicas de las que se encuentra exenta (gases, velocidad…) por ser catalogada como histórica.

Pago de tasas

Para conseguir la matrícula, además de todos los trámites previos, será necesario que realices el pago de las tasas correspondientes. Este paso es importante ya que deberás aportar el justificante del mismo cuando presentes la documentación. Así, el importe de esta tasa para ciclomotores se sitúa en los 27,57 euros y puede ser abonada a través de Internet o de manera presencial en las oficinas de la Dirección General de Tráfico a través de tarjeta de crédito o débito.

Matriculación

La matriculación propiamente dicha debe hacerse en las Oficinas de Tráfico de la provincia en la que reside el propietario de la motocicleta. Para ello la DGT permite realizar el trámite de manera presencial o telemática si se dispone del certificado electrónico. A la hora de realizar el trámite será necesario aportar la siguiente documentación:

  • Cuatro fotografías en color de la moto: se deben mostrar los dos laterales, la parte trasera y la delantera.
  • En el caso de no ser el mismo titular que figura en la documentación original de la moto, se deberá aportar una acreditación de propiedad de la misma (factura de compraventa, documento notarial o contrato de compraventa).
  • Justificante de pago de la tasa de matriculación correspondiente.
  • Justificante de pago o exención del Impuesto de circulación del Ayuntamiento.
  • Justificante de pago o exención del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales en el caso de haberse realizado una compra.
  • Permiso de circulación si la moto aún está en circulación.
  • Resolución del órgano competente que ha catalogado la moto como histórica.
  • Solicitud de matriculación.
  • Tarjeta ITV expedida en la provincia en la que se ha catalogado como histórica.

Una vez realizado el trámite, la oficina de la DGT procederá a la matriculación de la motocicleta como histórica y ya podrá circular. Debes tener en cuenta que este tipo de vehículos tienen una serie de limitaciones particulares que tienes que conocer antes de viajar con ellos por carretera o ciudad. Además es obligatorio contar con una póliza de seguros específica para motos clásicas. Desde MAPFRE, queremos ayudarte a cuidar tu vehículo y te ofrecemos un seguro adecuado para cuidarlo, conoce todas sus ventajas.