Consejos para cambiar las suspensiones de tu coche

Publicado por canalMOTOR, 22 Oct 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Consejos para cambiar las suspensiones de tu coche

Cuando llega el momento de cambiarlo, no lo retrases, es el primer consejo que debes tener claro sobre el sistema de suspensión de tu coche; no solo el confort de tu vehículo está en juego, la seguridad también puede verse comprometida.

Los menos expertos en mecánica pueden llegar a pensar que los amortiguadores de un vehículo están solo relacionados con la comodidad a bordo del mismo, pero nada más lejos de la realidad, la suspensión de tu coche es una pieza de seguridad clave, ya que afecta directamente en la maniobrabilidad del vehículo.
El cambio de los amortiguadores es una tarea de mantenimiento del vehículo bastante habitual por lo que no entraña grandes problemas ni riesgos, sin embargo, ojo con la legalidad y con algunos detalles importantes.
1.    No pospongas el cambio.
Consulta el manual de tu vehículo y atiende a las recomendaciones del fabricante y también de tu mecánico de confianza. Aunque lo más común es cambiar los amortiguadores entre los 70.000 y los 150.000 kilómetros, hay una serie de condiciones que pueden afectar directamente en el desgaste de esta pieza y que pueden hacer necesario un cambio antes de tiempo. No te la juegues, un coche con la suspensión desgastada o dañada puede ser muy peligroso en cualquier momento.
2.    Atención a los repuestos empleados.
Lo más recomendable es cambiar los amortiguadores por unos similares a los originales, según recomiende el fabricante de tu vehículo, iguales en altura y condiciones, no tendrás ningún problema ni en la Inspección Técnica de Vehículos , ni en su uso. Es posible elegir unos amortiguadores de mayor calidad, pero siempre es prioritario que elijas piezas homologadas y certificadas para no poner en riesgo el buen funcionamiento y la seguridad de tu vehículo.
3.    Un cambio en el tipo de amortiguadores, es un cambio importante
Si quieres, puedes cambiar tus amortiguadores fuera de lo previsto por el fabricante, elevando con ello o modificando la altura. Pero en este caso, ten muy presente el Real Decreto 866/2010 que sostiene que los cambios en la suspensión que supongan una modificación en la altura se consideran una reforma de importancia en el vehículo, lo que implica que es necesario que la modificación cumpla normas estrictas previstas para este caso.
•    Uso de piezas homologadas con el sello CE
•    Realización de un proyecto de reforma de importancia personal por un profesional autorizado, ingeniero industrial colegiado.
•    Certificado de instalación oficial
•    Presentación de toda la documentación y del vehículo para que el cambio sea legal y aprobado para la circulación en una ITV.

4.    Realiza el cambio en un taller oficial y de confianza.
El cambio en las suspensión del vehículo es una sustitución rutinaria, si se realiza con los conocimientos y las herramientas necesarias no supone mayor problema. Sin embargo, es un sistema clave para la seguridad del coche y es necesario que se haga con precisión y seguridad, por lo que es muy poco recomendable que afrontes un cambio de suspensión de tu vehículo de forma no profesional.
Con estos consejos básicos,  ya no vas a cometer errores ni a correr riesgos en la sustitución de la suspensión de tu coche. Si el problema es el coste económico de la reparación, recuerda que diferentes pólizas de Seguro de Coche MAPFRE incluyen una cobertura para el pago de los intereses y gastos financieros del préstamo concedido para la reparación del vehículo asegurado.

Los menos expertos en mecánica pueden llegar a pensar que los amortiguadores de un vehículo están solo relacionados con la comodidad a bordo del mismo, pero nada más lejos de la realidad, la suspensión de tu coche es una pieza de seguridad clave, ya que afecta directamente en la maniobrabilidad del vehículo.

El cambio de los amortiguadores es una tarea de mantenimiento del vehículo bastante habitual por lo que no entraña grandes problemas ni riesgos, sin embargo, ojo con la legalidad y con algunos detalles importantes.

   1. No pospongas el cambio

Consulta el manual de tu vehículo y atiende a las recomendaciones del fabricante y también de tu mecánico de confianza. Aunque lo más común es cambiar los amortiguadores entre los 70.000 y los 150.000 kilómetros, hay una serie de condiciones que pueden afectar directamente en el desgaste de esta pieza y que pueden hacer necesario un cambio antes de tiempo. No te la juegues, un coche con la suspensión desgastada o dañada puede ser muy peligroso en cualquier momento.

   2. Atención a los repuestos empleados

Lo más recomendable es cambiar los amortiguadores por unos similares a los originales, según recomiende el fabricante de tu vehículo; iguales en altura y condiciones no tendrás ningún problema ni en la Inspección Técnica de Vehículos, ni en su uso. Es posible elegir unos amortiguadores de mayor calidad, pero siempre es prioritario que elijas piezas homologadas y certificadas para no poner en riesgo el buen funcionamiento y la seguridad de tu vehículo.

 

   3. Un cambio en el tipo de amortiguadores, es un cambio importante

Si quieres, puedes cambiar tus amortiguadores fuera de lo previsto por el fabricante, elevando con ello o modificando la altura. Pero en este caso, ten muy presente el Real Decreto 866/2010 que sostiene que los cambios en la suspensión que supongan una modificación en la altura se consideran una reforma de importancia en el vehículo, lo que implica que es necesario que la modificación cumpla normas estrictas previstas para este caso.

   • Uso de piezas homologadas con el sello CE

   • Realización de un proyecto de reforma de importancia personal por un profesional autorizado, ingeniero industrial colegiado.

   • Certificado de instalación oficial

   • Presentación de toda la documentación y del vehículo para que el cambio sea legal y aprobado para la circulación en una ITV.


   4. Realiza el cambio en un taller oficial y de confianza

El cambio en las suspensión del vehículo es una sustitución rutinaria, si se realiza con los conocimientos y las herramientas necesarias no supone mayor problema. Sin embargo, es un sistema clave para la seguridad del coche y es necesario que se haga con precisión y seguridad, por lo que es muy poco recomendable que afrontes un cambio de suspensión de tu vehículo de forma no profesional.

Con estos consejos básicos, ya no vas a cometer errores ni a correr riesgos en la sustitución de la suspensión de tu coche. Si el problema es el coste económico de la reparación, recuerda que diferentes pólizas de Seguro de Coche MAPFRE incluyen una cobertura para el pago de los intereses y gastos financieros del préstamo concedido para la reparación del vehículo asegurado.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos