Diferencias entre los coches americanos y los europeos

Publicado por canalMOTOR, 23 May 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Diferencias entre los coches americanos y los europeos

Si hablamos de coches ingleses, nadie duda de las claras y más evidentes diferencias con el resto de Europa. Pero ¿y si te hablamos de coches americanos?, ¿conoces sus diferencias con los clásicos modelos europeos? Aunque son básicamente lo mismo, presentan diferencias evidentes.  

La evolución histórica, geográfica y social ha dado lugar a variaciones dependiendo del continente. No sólo la cultura es distinta, sino que las diferencias se hacen notar en muchos hábitos y costumbres de nuestra vida diaria. En el mundo del automóvil, estas divergencias también se reflejan en los pequeños detalles: tamaño, estilo, suspensiones… ¿Conoces las diferencias entre los coches americanos y los europeos?

- El tamaño. A simple vista, el tamaño de sus coches es lo primero que suele llamarnos la atención. Por norma general, los coches americanos son más grandes y cuadrados que los europeos. Y es que para los americanos, el tamaño de su coche sí importa: limusinas, pick-ups, hummer… modelos que raramente vemos en Europa, donde se estilan diseños más redondos y pequeños, ideados para los desplazamientos por las grandes urbes. Como curiosidad, los parkings americanos también son más grandes.

- Caja de cambios. La mayoría de los europeos nos desplazamos con coches de marcha manual. Una diferencia cada vez menos marcada, pero que ha supuesto durante mucho tiempo una clara diferencia con los modelos americanos. Lo que seguro es meramente testimonial, es el número de unidades con caja de cambios manual que podemos encontrar en Estados Unidos.

 

 

- Motores. En América apenas se venden coches con mecánicas diésel, siendo los más comunes los motores V6 o V8 en contraposición a los cuatro cilindros típicos de Europa.

- Materiales. Los coches americanos no gozan de la misma fama que los europeos, en lo que a calidades se refiere. Allí es costumbre desplazarse en vehículos aparentes pero no siempre todo lo bien terminados que debieran; lo contrario que ocurre en Europa, donde se demandan diseños y acabados duraderos. 

Estas son algunas diferencias entre los coches americanos y europeos. La mayoría de éstas se reducen a un tema de necesidades y costumbres. Los estadounidenses tienden a adoptar sus coches como una forma de vida, mientras que los europeos ven su automóvil como un medio para desplazarse en las que predominan temas de confort, durabilidad y diseño. Cuando buscamos un coche lo hacemos para que dure un buen tiempo, sin embargo, en América la compra-venta de vehículos es un mercado más que arraigado en su estilo de vida. 

En MAPFRE sabemos que no todas las costumbres son las mismas, ni que todos los conductores tienen las mismas necesidades, por eso ofrecemos a nuestros usuarios seguros de coche flexibles diseñados para dar respuestas a los requerimientos de cada tipo de conductor: desde una cobertura básica, hasta un paquete completo de garantías. ¡Tú decides!



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos