5 Min de lectura | Los coches electrificados son aún algo más caros que los de combustión, pero con las alternativas inventadas por los constructores y los gobiernos, se convierten en opciones más que respetables.

Los diferentes tipos de vehículos electrificados actuales sin duda son más caros a mayor nivel de electrificación respecto a sus versiones comparables de combustión, y esto tiene de momento motivos muy claros.

Precio más alto a mayor nivel de electrificación

Híbridos (HEV)

Tienen varios dispositivos añadidos que tienen un coste extra como son su pequeño motor eléctrico, una unidad de control, inversor y una batería de alta tensión (aunque con capacidad muy resumida) capaz de aportar la energía necesaria para poder mover el coche en pequeños desplazamientos con bajas solicitudes de prestaciones. Todo ello colabora en bajar los consumos de combustible y a medio plazo recuperar el extra coste de la inversión inicial.

Híbridos enchufables (PHEV)

Presentan una complejidad mecánica muy superior a los HEV ya que cuentan con conector, cargador embarcado, inversión de alta capacidad, y una batería de elevado voltaje de ion litio con capacidades que van desde los 8,8 kW/h del Toyota Prius PHEV hasta 31,2 kW/h en el caso del Mercedes GLE 350e, pudiendo circular en modo 100% eléctrico durante más kilómetros. Con una autonomía mayor de 40 km pueden llevar la etiqueta “CERO” de la DGT, pudiendo producir mayores ahorros en consumos, gastos de aparcamiento y demás.

Eléctricos 100% (BEV)

El corazón de este tipo de coches son sus combinaciones de celdas de batería, pero prescinden de la gran mayoría de los elementos de los motores de combustión.

Generan un costo muy superior de todos modos debido al alto valor actual de sus baterías de alta capacidad (muy superiores a los PHEV) que van desde capacidades de 17,6 kW/h en un Smart hasta los 100 kW/h de los Tesla y, hasta que la tecnología no evolucione lo necesario, siguen siendo de un valor muy elevado en su concepción y producción.

Comparativas y ejemplos

Para entender bien estas diferencias tan notables, conviene realizar como ejemplo algunas comparativas de modelos que ofertan diversas tecnologías de propulsión, así como estrategias de posicionamiento de precios diversas en cada marca.

Peugeot 2008

Peugeot 3008 Hibrido en ciudad

Fuente: revista Motor Mundial

En el caso del Peugeot 2008, que forma parte de los 10 coches más vendidos en 2020 con una de las mayores ofertas multi-energía del mercado, se observa que la diferencia entre sus motores gasolina y diésel de 130 CV y con caja de cambios automática de 8 relaciones es de 2.338€. Sin embrago la versión 100% eléctrica e-2008 que aporta 136 CV se oferta con un precio 7.581€ mayor que la versión gasolina y 5.243€ más que la variante diésel.

Kia Niro

Otro ejemplo interesante nos lo puede aportar el Kia Niro que ofrece las tres tecnologías y comparando con potencias similares (entre 136 y 141 CV) encontramos que la escalada de precios es:

  • El híbrido enchufable (PHEV) es 5.890€ más que el híbrido paralelo (HEV).
  • El 100% eléctrico (BEV) es 9.480€ más caro que el híbrido paralelo (HEV) y 3.590 € más que el enchufable (PHEV).

Renault Clio

Dos Renault CAPTUR E-TECH en carga

Fuente: revista Motor Mundial

El Renault Clio sin embargo ha intentado ofrecerse en el mercado con un importante salto de potencia (50 CV más el E-Tech Híbrido que el TCe90) que en cierta medida puede argumentar en parte el salto de precio entre ambos que es de 4.600€.

Toyota Yaris

Por último, conviene también analizar el Toyota Yaris, en el que entre la variante híbrida 120H Active Tech (116 CV) y la de gasolina 125 S-Edition (125 CV), sigue habiendo una diferencia de 3.500€ más para la variante electrificada.

¿Cómo será el futuro de precios?

infografia diferencias coches electricos

Fuente: revista Motor Mundial

Como hemos visto, las baterías de los electrificados son las principales culpables de las diferencias al alza de precios respecto a las variantes térmicas equivalentes. Esto se debe al alto valor actual de las celdas que son muy costosas y cruciales para la disminución del efecto invernadero en lo que a la automoción respecta, con un precio actual que se mueve sobre los 90€/kWh, lo que supone para un coche medio con 50 kW/h de capacidad en sus baterías, algo así como 5.000€ de costo, lo que sin duda es una importante cifra.

De todos modos, el proceso de valor de las celdas está mejorando notablemente con el paso del tiempo y la expansión de esta tecnología, ya que en 2010 superaban los 1.000€/kWh y se espera que, aunque de manera más leve, en los próximos años mejoren hasta los 75€/kWh en 2024 y hasta 50€/kWh en 2030.

El sector estima que ya en 2030 se podrá producir una cierta paridad entre los precios de los coches eléctricos y los térmicos, contando con que para dicho año ya está prevista una producción elevada de baterías en Europa para autoabastecer las plantas productivas y rebajando ostentosamente la dependencia actual de China.

Hay algunas marcas, como es el caso de Renault, que, en su búsqueda de ofrecer precios al mercado más accesibles para sus eléctricos, exponen nuevas ideas como es el separar las baterías de la compra del coche mediante una propuesta de alquiler de estas con cuotas mensuales que aportan un proceso útil para sus clientes al incorporar además garantías y mantenimiento.

En todo caso, ya actualmente la compra inteligente de un coche electrificado tiende con facilidad a compensar el sobrecoste inicial por su economía de uso. Además, tienen un coste de mantenimiento muy inferior en su vida y no pagan aparcamiento regulado en las ciudades.

Por otro lado, la mayoría de los gobiernos europeos están incentivando la compra de vehículos electrificados y aportando subvenciones y planes de ayuda que prácticamente hoy pueden cubrir perfectamente los diferenciales de inversión inicial.

Para todos los tipos y modelos de electrificación que existen en el mercado, MAPFRE pone a tu disposición el Seguro para coches Eléctricos e Híbridos con las mejores coberturas y condiciones. ¡Consúltalo aquí!