4 Min de lectura | Los vehículos van incorporando, cada día más, nuevos sistemas que incrementan la seguridad del conductor y de los ocupantes. También encontramos tecnologías para reducir el consumo en los coches nuevos y conseguir así, que sean más eficientes.

Reducir el consumo en el coche no solo depende de nuestra manera de conducir. La tecnología avanza para que los modelos nuevos sean capaces de hacerlo, algo que se traduce en una mayor eficiencia.

Tecnologías que ayudan a reducir el consumo en coches nuevos

Los modelos de coche nuevos son cada vez más eficientes y capaces de reducir sus consumos gracias a la utilización de la tecnología. Te contamos cuáles son estas mejoras que incluyen y cómo ayudan a mejorar la eficacia.
Pareja y vendedor en un concesionario de coches

Inyección directa

Desde el año 2000 en los motores diésel se ha empezado a utilizar la inyección directa que permite ahorrar en combustible y reduce las emisiones de CO2 hasta en un 12 por ciento. Los motores de gasolina también pueden contar con este tipo de tecnología, pero suele incluirse en modelos con una potencia mayor.

Transmisión continua variable CVT

Las transmisiones automáticas facilitan la conducción cuando estamos en una carretera con muchas curvas y en pendiente ascendente. Esta tecnología hace que la transmisión se haga cargo de las maniobras del embrague y del cambio de marchas. Las revoluciones del vehículo se mantienen constantes por lo que ayuda a reducir el consumo en hasta un 7 por ciento ya que el motor siempre va a funcionar de la manera más eficiente.

Start/Stop

Es uno de los sistemas más comunes en los nuevos modelos de coches. Este consiste en una tecnología que permite que el motor se apague cuando nos encontramos detenidos en un semáforo o en un atasco y que pueda arrancarse rápidamente cuando necesitemos reanudar la marcha. Esto permite reducir el consumo de combustible y las emisiones de CO2 hasta un 5 por ciento, aumentando hasta el 8 por ciento cuando nos movemos por ciudad.

Conducción a vela

Utiliza la misma tecnología que el piñón libre de las bicicletas. Este dispositivo permite que el piñón ayude a la rueda en un sentido y en el contrario quede libre lo que hace que podamos bajar una cuesta dejando de dar pedales.

Esto mismo se utiliza en los coches y permite bajar carreteras con mucha inclinación sin necesidad de acelerar, cuando se pisa de nuevo el pedal, el sistema se reactiva y vuelve a tirar del vehículo. Dicho de otro modo, gracias a este sistema el motor no retiene el coche, lo hace el aire y las ruedas. Suele instalarse en coches con cambio automático y se activa cuando se circula en marcha larga y no se pisa ni el freno ni el acelerador. Al pulsar cualquiera de ellos, la mecánica vuelve a activarse manteniendo la seguridad del vehículo. Este tipo de tecnología consigue ahorrar hasta un 10 por ciento de combustible.

Control de Crucero Adaptativo

La velocidad del coche se mantiene de manera constante, detecta a los coches que circulan por delante y es capaz de mantener la distancia de seguridad con ellos. Al mantener una velocidad constante y unas las revoluciones del motor en un rango eficiente, es capaz de ahorrar hasta un 5 por ciento.

Navegación inteligente

Esta tecnología permite analizar la cartografía del recorrido en ruta. De esta forma tan solo se utiliza la energía que verdaderamente necesita adaptándose al camino, adelantándose al cambio de marchas o al accionamiento del acelerador para ganar eficacia. Estos sistemas son capaces de ahorrar hasta un 15 por ciento en combustible.

Rejilla delantera activa

El rozamiento del vehículo con el viento hace que el consumo de combustible se dispare ya que la fuerza que debe hacer para mantener la velocidad debe ser mayor. Para conseguir reducir este rozamiento existen las rejillas activas que son una especie de cortinas que se cierran cuando el motor no necesita refrigeración y vuelven a abrirse de nuevo cuando se calientan. De esta forma, es posible reducir la resistencia del viento.

Luces LED

Las luces de este tipo permiten ahorrar en el consumo de energía eléctrica en el coche que se obtiene gracias a la colocación de un alternador que va acoplado al motor. Para que este funcione es necesario que el motor consuma combustible, al instalarse lámparas más eficientes, este consumo es mucho menor.

Alternadores inteligentes

Con el motor encendido el alternador gira y absorbiendo energía, la nueva tecnología permite que el alternador solo funcione cuando realmente se necesita la electricidad. También puede hacerlo cuando se acciona el freno para aprovechar la inercia y reduce el consumo eléctrico y, por ende, el de combustible.

Desconexión selectiva de cilindros

Los motores disponen de dos mecánicas. La primera es más potente para utilizarse cuando el vehículo lo necesita y la segunda es más pequeña de manera que se activa cuando solo se necesita un mínimo de energía. El sistema de desconexión desactiva la mitad de los cilindros cuando no son necesarios para reducir el consumo de combustible.

No dudes en recurrir a alguna de estas tecnologías para reducir el consumo en los coches nuevos. Aunque al principio pienses que es un coste extra, a largo plazo no te arrepentirás de tu decisión. Del mismo modo, también es importante contratar un Seguro de Coche MAPFRE y conducir protegido por las coberturas más completas.