¿Qué hacer en caso de incendio de un coche?

Inicio/Coches/Noticias coches/¿Qué hacer en caso de incendio de un coche?

¿Qué hacer en caso de incendio de un coche?

Los coches son máquinas que funcionan a base de explosiones controladas. Las elevadas temperaturas y el combustible pueden significar que se produzca un incendio a bordo pero, ¿cómo afrontar esta situación estresante?

El fuego lo devora todo. Como seres humanos, hemos aprendido a temerlo y los incendios son situaciones muy estresantes a las que no estamos acostumbrados a enfrentarnos. Afortunadamente, no es muy frecuente que se dé la situación de un incendio de un coche, pero es posible. Por ello, queremos ayudarte a que estés preparado en caso de emergencia.

Como hemos dicho, los incendios en el coche no ocurren muy a menudo, pero algo tan simple como una colilla encendida de un cigarro en la tapicería puede originar una llama que se puede expandir rápidamente. No hay que olvidar que los materiales de los que están construidos los coches son plásticos sintéticos que arden con facilidad una vez llegan a la temperatura de combustión.

Luego, se pueden producir incendios por un fallo en el sistema eléctrico. Dentro de las causas de fuego son los menos habituales, pero ocurren y lidiar con ellos es más difícil que con uno originado por la mecánica. En el vano del coche pueden producirse temperaturas que superen los 100 grados, y cualquier avería, como un manguito suelto, podría originar el vertido de combustible en zonas inflamables como los colectores de escape.

Un fallo de este tipo nos suele ser avisado, afortunadamente, por luces de emergencia y sonidos dentro del habitáculo antes de que sea demasiado grave, permitiéndonos tomar acción cuanto antes. Eso sí, para evitar que ocurran situaciones de este tipo, es imprescindible asegurarse de que nuestro coche está en buen estado. Para ello, realizar el mantenimiento preventivo es esencial para evitar el incendio de un coche.

En cualquier caso, es importante identificar rápidamente el fuego, ya que se propaga con velocidad y si no nos ponemos a salvo pronto, podríamos vernos en grave peligro. Siempre hay que estar atento si surge humo de cualquier parte del coche o si detectamos el olor a quemado. Los fuegos eléctricos suelen desprender un humo mucho más oscuro que el de la gasolina o aceite.

¿Cómo actuar en caso de incendio de un coche?

Lo más importante en cualquier momento de conducción y lo esencial en situaciones de emergencia, es mantener la calma. En cuanto detectemos humo u olor de fuego, hay que prestar atención a la carretera, no entrar en pánico y buscar una zona donde detenerse. Por supuesto, hay que evitar zonas de maleza y vegetación seca que arderían con facilidad al entrar en contacto con las llamas.

En cuanto estemos en un sitio en el que no supongamos un peligro para el entorno y en el que la circulación no resulte una amenaza para evacuar el vehículo, el primer paso es detener el vehículo y parar el motor y sistema eléctrico (quitar la llave). Así, eliminaremos la corriente de combustible que avivaría las llamas. Si conseguimos poner las luces de emergencia, mejor, pero si la situación es peligrosa, mejor no arriesgarse.

Inmediatamente después, debemos evacuar el vehículo con rapidez, especialmente si hay alguien inconsciente. Estar dentro de un coche ardiendo es una sentencia de muerte. Con todos los pasajeros fuera, hay que alejarse del incendio de un coche o moto como mínimo 50 metros y llamar a los servicios de emergencia para avisar del incendio, la situación de los pasajeros y la localización del incidente.

Finalmente, si no se ha inhalado demasiado humo y contamos con un extintor, podemos intentar apagar las llamas. Eso sí, siempre anteponiendo nuestra seguridad y la de los demás a la hora de enfrentarse a un fuego. No hay que olvidar que un coche es, al fin y al cabo, un objeto y que no vale la pena perder la vida por él.

La conducta PAS

La conducta PAS es un protocolo de actuación que se debe tomar en caso de emergencias en la carretera, tanto propias como ajenas. Sus siglas son fáciles de memorizar y aseguran que nos enfrentamos con sensatez al peligro.

  • Proteger: en primer lugar, debemos ponernos a salvo a nosotros mismos y luego a los demás. Es importante ponerse el chaleco reflectante y señalizar apropiadamente el accidente para que el resto de conductores puedan reaccionar con tiempo.  
  • Avisar: una vez que estemos a salvo, podremos contactar con los servicios de emergencia. En cualquier lugar de España es el 112. Es importante dar toda la información posible para garantizar una respuesta efectiva, especialmente si hay más personas accidentadas y su estado.  
  • Socorrer: finalmente, se puede intentar la acción más peligrosa, pero siempre con la seguridad ante todo. En caso de incendio, intentar extinguirlo es importante, pero lo es más ayudar a desalojar el vehículo lo más rápido posible. Si no hay fuego, es mejor esperar a que lleguen los servicios de emergencia, porque podríamos generar lesiones (por supuesto, prima salvar la vida antes que las posibles lesiones).  

No olvidemos que la postura de seguridad de un accidentado inconsciente es tumbado sobre un costado con el mentón hacia arriba para facilitar su respiración. Si no respira y conocemos la técnica del masaje cardíaco (dos fuertes presiones por segundo en el esternón), deberemos hacerlas. Esto es especialmente factible en el caso de incendio de un coche, ya que el humo puede generar inconsciencia rápidamente.

Esta conducta es importante en cualquier tipo de accidente, tanto propio como ajeno. Hay que recordar que no socorrer a un accidentado es un delito penal y que los incendios son particularmente peligrosos. Toda ayuda es valiosa, y la tuya podría marcar la diferencia.

Una vez hay acabado todo, es importante buscar atención médica. Recuerda que con los Seguros MAPFRE Salud tendrás acceso inmediato a las mejores clínicas de España. Sin duda, muy importante si hemos sufrido quemaduras o inhalado humo en el incendio.

 

30 agosto, 2017|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar