Inicio/Coches/Noticias coches/Tecnologías del futuro: infraestructuras y smartcities

Tecnologías del futuro: infraestructuras y smartcities

5 minutos | Las nuevas tecnologías en el campo de la automoción necesitarán adaptaciones sociales y organizativas, así como nuevas infraestructuras, dando lugar a las smartcities.

El futuro, en adaptación a las nuevas tecnologías, nos depara importantes cambios en la utilización de los nuevos vehículos eléctricos o de hidrógeno, que afectarán también a las ciudades e incluso al entendimiento sociológico, las infraestructuras y, sin duda, a las legislaciones comunes y locales de cada país.

Los conceptos más previsibles actualmente en éste sentido son los siguientes:

Normalización, eliminación, súper control de atascos y mayor confort de las personas

La súper conectividad entre todos los vehículos, junto con un adecuado tratamiento de todos éstos datos on-line, permitirá la práctica eliminación de grandes atascos en ciudad, así como ayudará más aún a la eliminación de emisiones, ya que ante el análisis automático que realizarán las administraciones públicas y locales, se podrá redistribuir de forma inteligente los diversos movimientos de tráfico mediante rutas alternativas y demás mecanismos.

La adaptación de las infraestructuras será fundamental

Claro que con los coches conectados en las ciudades, se genera una importante cantidad de datos que, sin duda, serán aprovechados por las administraciones públicas para optimizar el tráfico de las ciudades, prevenir la accidentalidad por deficiencias de infraestructuras o por el estado de las calles y carreteras y, en general, prevenir y mejorar los atascos y aglomeraciones.

Muy interesante el caso práctico que se está llevando a cabo en la actualidad en Graz (Austria), ciudad en la que además del aspecto tecnológico y de investigación, se está también trabajando en aspectos políticos y regulatorios.

Los coches compartidos serán parte del paisaje de las ciudades

Todo indica que en 2.025 el parque de coches de propiedad en las grandes ciudades se reducirá notablemente, con un incremento notable de los vehículos compartidos, vista la tendencia a considerar cada vez más la propiedad directa y el coche aparcado sin uso como una idea realmente obsoleta. Cada vez más los coches en ciudad se alquilarán y utilizarán por horas o días.

El mundo de los coches está cambiando muy rápidamente. Es claro que no será necesario tener un coche en propiedad con todos los gastos que esto implica si con el uso de una simple aplicación de móvil podemos realizar nuestra movilidad.

Tanto es así, que los expertos coinciden en vaticinar que ya en 2030, al menos el 25% de los kilómetros recorridos se realizaran dentro de la óptica de los viajes compartidos.

por la vía de compra de vehículos para tráfico compartido, como es el caso de Tesla que está trabajando en la creación de una red de propietarios que puedan además alquilar el uso de sus vehículos.

También es evidente que las marcas de automóviles empiezan a prepararse para éste importante cambio ofreciendo servicios propios de coche compartido directamente o través de sus redes comerciales, como ya hacen Lexus, BMW o General Motors.

Flotas y taxis sin conductor

Intuimos un futuro en el que con el avance de las tecnologías de autonomía en los vehículos, se pueda ya pensar en taxis y flotas (transporte, entregas, etc..) sin conductor, generando así una movilidad automatizada que todavía hoy nos parece ciencia a ficción.

Los taxis recogerán a sus clientes sin necesidad de conductor y podrá solicitar este servicio a través de su móvil, donde podrá indicar también su destino y preferencias de viaje. Lo mismo sucederá con las Flotas de reparto y recogida en las ciudades.

Fuente: Motor Mundial

Algunas marcas y empresas además están ya invirtiendo importantes cifras en el servicio de taxis y flotas sin conductor.

La adaptación de las infraestructuras en ciudad y carretera será fundamental

Es evidente que para poder poner en marcha todas las potencialidades de los coches del futuro, es necesario activar y crear todas las infraestructuras necesarias para que se puedan conseguir todas las posibilidades que pueden ofrecer los mismos.

Es necesario desarrollar muy capilarmente el suministro tanto de electricidad como de hidrógeno en su caso, lo que implica poder disponer de suficientes puntos de carga y hidrogeneras con su abastecimiento, así como adecuar las redes eléctricas de las ciudades y carreteras y llevar a cabo todas las adaptaciones necesarias para una adecuada producción y distribución de hidrógeno.

Queda muchísimo por hacer en todos los campos de infraestructuras, más aún con responsabilidades compartidas entre instituciones, políticos y entes plurinacionales que deben además llegar a acuerdos importantes con empresas distribuidoras y productoras para adaptar sus negocios a éstas necesidades.

Teniendo presentes los ambiciosos objetivos climáticos y ecológicos, los expertos prevén que en 2.030 el parque de vehículos eléctricos debería asemejarse a la cifra de 220 millones, lo que, sin duda, precisa unas infraestructuras que hoy por hoy son realmente escasas.

Las actuales baterías de uso en vehículos eléctricos precisan de unos niveles muy elevados de cobalto y litio, ambos materiales algo escasos, por lo que es necesario desarrollar baterías de futuro con menos necesidad sobre todo de cobalto, teniendo presente que en 2.030 la demanda de este material será 25 veces mayor que la actual, tratándose de un material que será realmente escaso.

Y finalmente, si se pretende un desarrollo como el descrito en la utilización de vehículos eléctricos, son necesarias políticas muy continuadas de apoyo a la compra de coches de estas características, aminorando sus costes de compra mediante incentivos y programa públicos.

Los grandes mercados precisarán de un constante empuje para que podamos conseguir objetivos ambiciosos que puedan asegurar un planeta más limpio donde poder vivir.

 El espacio y comodidad serán la norma de los coches del futuro

Otro de los efectos del futuro que veremos llegar, es la ampliación de los espacios vitales en los vehículos, ya que al reducir en gran medida los espacios necesarios para motores, radiadores y otros muchos elementos hoy presentes.

Además, en un futuro con conducción 100% autónoma, el espacio para el volante y el asiento del conductor ya no serán necesarios. Este espacio se utilizará en su totalidad para la comodidad de los pasajeros. El interior de los vehículos se transformará en salones de estar en los cuales los pasajeros podrán relajarse, descansar e incluso trabajar.

Con todo esto, el ser humano vivirá, por fin, la puesta a disposición de toda la tecnología para su comodidad y para mejorar su forma de vida, contando con vehículos en un futuro aún lejano con total conectividad que ofrecerán espacios perfectos para trabajo y ocio con sistemas de entretenimiento muy desarrollados, cosa que sucederá en coches privados, en el transporte urbano y en los coches compartidos del futuro.

27 julio, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.